Introducción a la Tecnología Terminator

La modificación genética de plantas para producir semillas estériles ha sido condenada ampliamente por la sociedad civil, los organismos científicos y muchos gobiernos, por considerarla una aplicación inmoral de la biotecnología. De comercializarse, Terminator evitaría que los agricultores pudieran re utilizar su semilla a partir de sus cosechas, lo que los forzaría a recurrir al mercado de semillas comerciales.

Tecnologías de Restricción en el Uso Genético (TRUGs) este es el nombre “oficial” de la tecnología Terminator que se conoce en Naciones Unidas y entre científicos. Se refiere a una categoría general de tecnologías que, en su diseño, proporcionan un mecanismo que apaga o prende genes introducidos previamente, usando inductores externos como químicos o estímulos físicos (por ejemplo, un golpe de calor). Este mecanismo permite un uso o un desempeño restringido de los transgenes. Existen dos categorías principales de TRUGs, unos que tienen rasgos relacionados (conocidos como T-TRUGs, por sus siglas en inglés) y otros con variedades relacionadas (o V-TRUGs). Mientras que los T-TRUGs buscan controlar el uso de los rasgos, como la resistencia a insectos, realzar la tolerancia o la producción de nutrientes, los V-TRUGs buscan controlar los procesos reproductivos que puedan resultar en la esterilidad de la semilla, lo que afectaría a la variedad completa. (V-TRUGs son un concepto, con muchos diseños potenciales.) La capacidad de apagar o encender el mecanismo del TRUG de manera externa, permite al productor el ejercer control sobre los rasgos o sobre la viabilidad de las semillas. (Fuente: EcoNexus See www.econexus.info)

¿Porqué Terminator es un problema? Más de 1,400 millones de personas, principalmente familias de agricultores de pequeña escala en el mundo en desarrollo, dependen de la semilla cosechada como fuente principal de semillas para el nuevo ciclo agrícola. Con Terminator los obligarán depender de fuentes externas y se destruirá la práctica ancestral de selección, mejoramiento e intercambio de semillas de las comunidades indígenas y locales, fundamento de la seguridad de semillas y la soberanía alimentaria de las comunidades, así como del suministro global de alimentos.

Las 10 compañías de semillas más grandes del mundo controlan la mitad del mercado mundial de semillas comerciales. Si Terminator sale a la venta, las corporaciones seguramente incluirán genes de esterilidad en todas sus semillas, pues la esterilización genética les asegura un monopolio mucho más fuerte que las patentes. En vez de demandar a los agricultores por conservar sus semillas, las compañías quieren que sea biológicamente imposible que los agricultores vuelvan a sembrar la semilla que cosecharon.

¿Qué impacto tendrán las semillas Terminator en los campesinos y agricultores de pequeña escala? Terminator representa una grave violación a los Derechos de los Agricultores a guardar y reutilizar sus propias semillas. Más aún, si granos de importación contienen genes Terminator y los agricultores, sin saberlo, los plantan como semilla, no germinarán. De la misma forma, los agricultores que dependen de ayuda alimentaria se arriesgan a una devastadora pérdida de cultivos si utilizan como semilla granos que contienen genes Terminator. Finalmente, también a través del movimiento del polen los genes Terminator pueden contaminar los cultivos campesinos y cuando los campesinos, sin saberlo, guarden y replanten las semillas contaminadas, éstas no germinarán.

¿Qué significará Terminator para los pueblos indígenas? Pueblos indígenas en todo el mundo ven Terminator como una amenaza a la soberanía alimentaria, a la supervivencia de las culturas y a la autodeterminación. Terminator amenaza con destruir la custodia, selección, intercambio, y mejoramiento de semillas que se relacionan íntimamente con la práctica y conservación del conocimiento tradicional y con las prácticas culturales y espirituales.

¿Quién tiene patentes Terminator? El Departamento de Agricultura de Estados Unidos y Delta & Pine Land, la compañía de semillas de algodón más grande del mundo, en conjunto tienen tres patentes sobre tecnología Terminator. En octubre de 2005, obtuvieron nuevas patentes Terminator tanto en Europa como en Canadá. Las tres compañías de semillas más grandes del mundo, Monsanto, DuPont y Syngenta también tienen patentes. Syngenta obtuvo su más nueva patente Terminator en marzo de 2004. La industria multinacional de semillas está cabildeando con los gobiernos en Naciones Unidas para que se levante la moratoria de facto sobre Terminator.

¿Terminator impedirá la contaminación genética? La industria multinacional de semillas está armando una campaña de relaciones públicas en la que promueve la tecnología Terminator como medio para detener la contaminación de transgenes hacia otros cultivos (particularmente para usarse en árboles transgénicos y cultivos modificados genéticamente para producir fármacos y químicos industriales).

La industria argumenta que la esterilidad diseñada genéticamente es en realidad un rasgo de seguridad incluido en las plantas transgénicas, porque si los genes de un cultivo Terminator polinizan cultivos cercanos relacionados, la semilla resultado de esa polinización no deseada será estéril, no germinará. Los genes escapados de cultivos transgénicos están contaminando y amenazando la biodiversidad agrícola y las formas de supervivencia de los agricultores, especialmente en centros de diversidad genética de los cultivos. Por ejemplo, hay estudios que confirman que el ADN de maíz transgénico ya contaminó las variedades nativas de maíz cultivadas por campesinos indígenas en México. La tecnología Terminator es un sistema diseñado de manera muy compleja, que incluye múltiples transgenes. Los científicos señalan que no será 100% efectivo o confiable como herramienta de biocontención debido a las probabilidades de fallas en su sistema. En consecuencia, Terminator podría introducir nuevos riesgos a la bioseguridad.